Circuito del Jarama

 

Historia

Después de cuarenta años, la pista continúa albergando múltiples actividades, en una muestra más del empeño del Club por mantener esa importante labor de difusión de este deporte. Aunque para muchos el haber superado los cuarenta años no signifique más que un mero aniversario, lo cierto es que hace algo más de cuatro décadas era poco menos que impensable que en España pudiera existir un pista permanente de velocidad de las excelentes características que iba a tener el Jarama. Hasta ese momento, las carreras deportivas en España se habían llevado a cabo en improvisados circuitos que aprovechaban los trazados de las carreteras y calles de uso público.

Sandro Rocci fue el encargado de las obras de construcción del futuro circuito, siendo los arquitectos Rodríguez Riveiro y Domínguez Aguado a quienes se les encomendó la labor de construcción de las tribunas y los boxes, y a John Hugenholtz, profundo conocedor de este tipo de instalaciones que contaba con la experiencia de haber diseñado los autódromos de Zanwoort en Holanda, de Suzuka en Japón y de otros en Norteamérica, para recabar información técnica sobre una obra de ingeniería de la que en España había un total desconocimiento. Hugenholtz vino a nuestro país y visitó las cuarenta y seis hectáreas reservadas para el circuito, a las que calificó como ideales para la realización de este proyecto.

Los primeros trabajos de explanación pudieron llevarse a cabo a lo largo de 1964. La pista tenía una longitud real de 3.432 metros, aunque lo homologado por la FIA fue de 3.404 metros, correspondiendo esta medición al trazado que realizaban los coches en la carrera. Las numerosas curvas de que consta el Jarama hacían de él un circuito muy técnico, aunque lo amplio de su calzada, nueve metros, permitía su negociación en muy buenas condiciones. Para su construcción fueron necesarios más de dos millones de kilos de cemento y cuatro mil metros cúbicos de grava. El firme se estabilizó con una primera capa de cemento de un espesor de 15 centímetros, sobre la que se superpusieron diferentes capas de hormigón asfáltico, la última de ellas, llamada de rodadura, tenía una grava más fina que las anteriores. El resultado final fue una superficie excelente para la disputa de cualquier competición deportiva.Descripción:

El Jarama es el primer circuito permanente de carreras que se construyó en España, con capital totalmente privado del Real Automóvil Club de España. Con 3.850 metros de trazado muy técnico y un ancho aproximado de nueve metros, el Jarama tiene un total de 13 curvas (ocho a derechas y cinco a izquierdas), con una recta principal de casi 900 metros.

El Circuito del Jarama cuenta con varias zonas de gradas a lo largo del recorrido. Las tribunas de recta y las situadas en la pelousse son los lugares privilegiados para que los espectadores puedan ver con todo detalle las carreras.

Como llegar

El Circuito del Jarama, situado a unos 30 kilómetros de Madrid, en el término municipal de San Sebastián de los Reyes, está ubicado junto a la autovía A-1, dentro de la Urbanización Ciudalcampo.

Circuito del Jarama
Carretera A-1 Km 27,8
28708-San Sebastián de los Reyes

De fácil acceso, las instalaciones tienen varios aparcamientos públicos para los días de competición. Asimismo, se encuentra muy cerca del aeropuerto de Barajas y existe una línea de autobuses con parada en la entrada de la urbanización.

Web oficial del Circuito de Velocidad del Jarama: http://www.jarama.org/

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies